¿Quieres paredes, techos  ventanas con aislamiento térmico? ¿Quieres mejor el confort térmico de tu vivienda, oficina o centro industrial? El aislamiento térmico no sólo es una cuestión de confort, sino de ahorro. Por eso, muchas personas y empresas están invirtiendo en mejorar sus sistemas de aislamiento térmico para ahorrar dinero en su factura de la luz. Para aislar un espacio como una casa u oficina es mediante el aislamiento de las ventanas y las paredes. Por eso, vamos a ver los dos factores, comenzando por las primeras. Pero si quieres ir más rápido, puedes rellenar el formulario de abajo e indicar tus necesidades para recibir los mejores presupuestos por aislar en tu zona.


Una de las características más importantes de una ventana es su capacidad para aislar la temperatura. Una ventana que deja pasar el frío o el calor es una ventana que, o es de mala calidad, o es defectuosa. Por eso, antes de comprar una ventana es importante informarse sobre su capacidad de aislamiento térmico y, a ser posible, también del ruido. En este artículo vamos a ver todo lo que necesitas saber para elegir una ventana de aislamiento térmico para poder mantener tu casa, tu oficina o la estancia que desees, así como la forma de aislar las paredes y techos para poder mantener una temperatura agradable.

casa con aislamiento térmico

Ventanas de aislamiento térmico

Vamos a comenzar por las ventanas. De nada sirve gastarse un dineral en obras para aislar las paredes, si luego resulta que entra aire por la ventana dejando entrar frío o calor. Por eso, es un requisito importante que las ventana cierren de forma correcta, y que elijamos el material correcto, tanto en el marco de éstas, como en los cristales. Por eso, la sección de ventanas de aislamiento vamos a separar en dos partes, en la primera veremos los materiales del marco, y en la segunda los materiales del vidrio necesarios para poder aislar de forma correcta.

Materiales del marco

Por lo general nos encontramos con 3 tipos de materiales en los marcos de la ventana:

  1. Madera
  2. PVC
  3. Aluminio

La madera es uno de los marcos favoritos por su elegancia y buen aspecto. Sin embargo, su aislamiento no es el mejor y en muchos casos deja pasar el frío y el calor. Por eso, gracias a la tecnología, han aparecido las ventanas con marco de PVC y de aluminio, que son mejores aislantes que la madera. Además, ambas pueden imitar a la madera, por lo que incluso estéticamente pueden ser bonitas y adaptables a las necesidades.

Los precios de este tipo de ventanas varían bastante. Por lo general, en grandes tiendas como Leroy Merlin, Kommerling, Bricodepot o Bricomart los precios de las ventanas más básicas para estancias como baños empiezan en los 100 euros. Ventanas más grandes para salones, cocinas u oficinas tienen un precio mayor. Aun así, para quienes quieren ahorrar y buscan algo barato, Amazon también es una buena alternativa, pues tiene una amplia oferta de ventanas.

ventana de aislamiento térmico

Una ventana de pvc o aluminio permite un cierre hermético, de forma que no pase nada a través de ella. No obstante, el marco no lo es todo, y aunque es importante que el material y la instalación sean las correctas, también es importante elegir correctamente el cristal.

Cristal de la ventana

El otro punto por el que puede haber fugas de temperatura en una ventana son los cristales. Aquí, nuevamente, nos encontramos con diferentes alternativas, que vamos a ver separadas:

  1. Doble acristalamiento
  2. Doble ventana
  3. Climalit y otras marcas

Ahora que conocemos las alternartivas, vamos a ver los requisitos y características de cada una de ellas.

Doble acristalamiento

El doble acristalamiento consiste en una única ventana con un sólo perfil, que tiene dos o más cristales. El sistema es sencillo de entender, se trata de un marco, que tiene un cristal, luego un pequeño espacio hueco en el que hay una cámara de gas o aire deshidratado y, tras ella, otra hoja de cristal. La distancia entre una hoja de cristal y la otra depende de diferentes factores, pero por lo general se considera que el espacio óptimo es de 16 milímetros entre una y otra.

En este punto tenemos que aclarar que, aunque hablamos de doble acristalamiento, puede ser triple o cuádruple. Es decir, pueden incluirse más hojas para tener una ventana de mayor anchura. Sin embargo, habitualmente con dos cristales es suficiente y la suma de un tercer cristal no supone una gran mejora, salvo que queramos también un fuerte aislamiento acústico.

Doble ventana

En este caso nos encontramos con que cada ventana tiene una sola hoja de cristal, pero el marco tiene más de una ventana. Es decir, hay una venta detrás de la otra. Este sistema suele requerir mayor espacio, pues se trata de dos ventanas que tienen que tener una separación entre ellas para poder abrirlas y cerrarlas.

La doble ventana tiene otra diferencia importante con respecto a la opción anterior, y es que aquí el espacio entre una y otra sí que importa. A mayor distancia entre ambas ventanas, tendremos un mayor ahorro en calefacción y aire acondicionado, pues el aislamiento se incrementa.

Climalit y otras marcas

Una de las marcas de cristales más conocidas en el ámbito del aislamiento térmico es climalit. Fueron pioneros en materiales de vidrio aislantes, por lo que a día de hoy son de los más conocidos. No obstante, también hay otros fabricantes de vidrios para ventanas herméticas de mucha calidad.

Climalit siempre ha hecho hincapié en su capacidad de ofrecer un alto confort térmico, llegando a conseguir un aislamiento de hasta el 95% en la temperatura. Una ventana de calidad con un cristal climalit y un marco de aluminio o PVC suele ser una inversión que se amortiza a largo plazo. Si elegimos bien, el precio de las ventanas es más que compensado con el ahorro en energía y electricidad, pues se puede poner la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano a menor potencia. Sin embargo, las ventanas no lo son todo. También tenemos que incluir las paredes en la ecuación

Paredes y techos de aislamiento térmico

La otra vía de escape y salida de calor y frío son las paredes y techos. Aquí la solución es más compleja, pues el aislamiento suele requerir de obra. Como te puedes imaginar, si lo haces sin obra es más barato y rápido, pero el aislamiento suele ser mayor si se hace con obra. Por eso, aquí es cuestión de cada decidir si merece la pena de invertir en una obra con respecto al ahorro que se va a tener. Por ejemplo, si tienes un gasto elevado en energía en tu viviendo o en la oficina, es probable que si te compense hacer la obra y mejorar el confort térmico mucho. Si tu gasto es medio y quieres ahorrar dinero, quizá te sea suficiente sin hacer obra. En todo caso, no siempre se puede hacer sin obra, así que vamos a ver las dos alternativas.

Pared aislamiento térmico: cómo funciona

Sin obra

Una de las formas de aislar paredes y techos sin obras es utilizando materiales como lana mineral de Supafil. Este material se usa para aislar las paredes, y en lugar de inyectarse desde el interior de la vivienda, se hace desde el exterior. Sin embargo, tiene el problema de que en algunos edificios de viviendas no puede hacerse por la dificultad de acceso a algunas partes.

Otra opción es mediante el insuflado en los espacios entre paredes de los edificios. Mediante una manguera se inyecta el aislante entre las paredes con una determinada densidad. Como se trata de una simple inyección, no se requieren trabajos de obra complejos para mejorar el confort térmico del lugar. Evidentemente para hacer la inyección hay que abrir la pared, pero posteriormente se cierra. Al hacerse sólo un agujero en lugar de tirar toda la pared abajo, la solución es más rápida.

Con obra

Por lo general, las soluciones de confort térmico de paredes y techos más eficientes requieren de obra. Nuevamente tenemos dos opciones, hacerlo desde el interior o el exterior.

No existe un materia concreto que sea el mejor aislante de temperatura, pero sí que es cierto que hay algunos que se usan más a menudo como puede ser la celulosa. De hecho, la celulosa puede ser ignífuga, de forma que no sólo aísle temperatura y sonido, sino también que no prenda llama en caso de fuego hasta temperaturas muy elevadas, o incluso nunca. También hay otros materiales alternativos como puede ser el corcho.

Los presupuestos para aislar térmicamente una pared oscilan bastante, y el precio depende del proveedor que escojamos para los materiales y de las personas o empresas que realicen la obra. Aunque suele ser buena idea buscar el más barato, también es cierto que es básico que la instalación y materiales sean de calidad. Ya sabes, a veces lo barato sale caro. Por eso, todavía mejor idea es encontrar el equilibrio calidad/precio. Si quieres recibir presupuesto en tu zona de aislamiento rellea el formulario de abajo y verás las mejores ofertas.